español

SUSPENCIÓN DE LA CONSTRUCTION DEL FORO HUMBOLDT EN EL PALACIO DE BERLIN!

Con el projecto “Berliner Schloss – Humboldt-Forum“ (“Palacio de Berlín–Foro Humboldt”) Berlin y la Republica Federal Alemana quieren realizar hasta el 2018/19 “el Proyecto político-cultural más importante en Alemania de principios del siglo 21”. “La Construcción del siglo” en el centro de la capital, tendrá un costo de 590 millones Euros. El estado federal de Berlín tiene previsto participar con 32 millones Euros en la construcción.

En el 2011 el concepto de uso fué presentado por el presidente de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, Hermann Parzinger. El título de este concepto es “El Foro Humboldt: Conectar con el mundo tanto como sea posible”. Las “Colecciones no europeas” de Berlín deben cambiarse de su ubicación remota en Berlín-Dahlem hacia el centro de la ciudad. Además, el edificio será registrado por la Biblioteca Central y del Estado así como por la Universidad Humboldt. Como “Corazón del Foro Humboldt” está planeada el “Agora”, un “foro para la ciencia, la cultura y la política.”

En el concepto de Parzinger las expectativas del proyecto se formulan con superlativos. No solo debe surgir como el destacado “lugar de arte y cultura de Asia, África, América y Australia y Oceanía.” El Foro Humboldt será también un singular „centro de investigación de las culturas no europeas“. está planeado como un “centro cultural de impacto nacional e internacional”, con la que Berlín se quiere establecer así misma, en el círculo de las “principales ciudades de cultura y los museos”.

Exigimos la suspensión de los trabajos en el Foro Humboldt en el Palacio de Berlín y exigimos también un amplio debate público: El concepto actual es un atentado contra la dignidad y los derechos de propiedad de personas en todas partes del mundo, es eurocéntrico y reaccionario. El Foro Humboldt está en contra del objetivo de la convivencia equitativa en la sociedad migratoria de la Alemania actual.

Argumentos:

Los Museos Estatales de Berlín no son los “dueños legítimos de sus coleciones.”

La gran mayoría de los más de 500.000 piezas de exposición valiosas de todo el mundo llegaron a Berlín en el contexto de la conquista colonial. Los europeos a menudo recurrían incluso a la violencia directa, para apoderarse de los objetos centrales de las sociedades colonizadas, como por ejemplo, los tronos, los cetros y objetos ceremoniales. Adornarse con las riquezas de otros trae hasta ahora a Berlín las ventajas inmateriales, aunadas a las ganancias materiales. Exigimos que se dé a conocer públicamente la historia adquisitiva de todas las piezas de exposición y el cumplimiento de las inequívocas resoluciones de la ONU para la “repatriación de obras de arte a los países que fueron víctimas de expropiación”. Sobre la futura permanencia de las obras de arte saqueadas y el botín colonial se debe buscar el diálogo con los descendientes del creador/a y legítimos propietarios/as de las piezas de exposición. Esto es aplicable especialmente para los restos humanos secuestrados, que están en posesión de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano.

El colonialismo que emanó de Berlín se va a rehabilitar.

Las colecciones de todo el mundo tendrán ahora que regresar al palacio de Hohenzollern, la dinastía imperial alemana, donde ya han sido presentados los primeros tesoros ultramarinos de Berlín. Ninguna diferencia desde entonces, hoy también se trata sobre todo de la representación del poder y la importancia global. Para los descendientes de los colonizados tanto en el interior del país cómo en el extranjero, es un insulto particular que esto deba suceder en la residencia reconstruída de los gobernantes de Brandeburgo-Prusia. Pues los Hohenzollern fueron los principales responsables de la esclavitud de miles de personas de África y de genocidio así como de los campos de concentración en las antiguas colonias alemanas. Por tanto, rechazamos cualquier presentación de objetos en el Palacio de Berlín, que hayan llegado durante la época colonial a Berlín.

Las culturas del mundo serán discriminadas como “extrañas” y “diferentes”

Al igual que la exposición “curiosidades exóticas” en las “cámara de curiosidades” de los príncipes electorales de Brandenburgo y de los reyes de Prusia, el „Palacio de Berlín – Foro Humboldt“ debe servir para la formación de una identidad prusiano-germano-europeo. Este hecho hace fracazar el objetivo de la cooperación equitativa en la sociedad migrante y debe realizarse a expensas de otros y otras. Con la ayuda de muchos objetos de siglos de antigüedad de todo el mundo, se pondrá en escena, lo supuestamente “extraño” y “diferente” frente a las grandes colecciones de arte europeo en la Isla de los Museos de Berlín. Así, Europa será presentada como un estándar superior. Rechazamos esta forma despectiva de presentación. Exhortamos a la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano a que propicie, que la presentación sea elaborada a través de expertos de los países del Sur Global, que haga conciencia sobre las estructuras de poder e igualdad de derechos y que muestre las semejanzas entre las culturas y sociedades en lugar de las diferencias.

La “investigación de culturas no europeas” no ha sido problematizada.

La exploración del mundo y sus habitantes a través de “investigadores” Europeos fué durante siglos, un proyecto colonial y contribuye hasta hoy en el control y la explotación del Sur Global. En este proyecto tuvo también participación sustancial uno de ambos epónimos del foro propuesto, Alexander von Humboldt. Pues debido a los resultados de sus viajes por Centroamérica y América del Sur estaban interesados, especialmente la Casa Real Española y el régimen colonial del sitio, basados en genocidio y esclavitud, que lo apoyaron a toda costa. De esta manera, el prusiano “quien realmente descubrió América”, quien incluso robó cadáveres enterrados y los envió a Europa, representa la dominación colonial. Humboldt no es una persona apropiada para nombrar un centro intercultural.

Los tesoros culturales del mundo siguen siendo reservados para los privilegiados en el norte.

En el concepto de uso, el presidente de la Fundación Hermann Parzinger invita a la ciudad capital a “visitantes procedentes de Asia o de los descendientes de las sociedades americanas nativas indígenas o africanas”. En este tiempo en el que cada día se ahogan personas en el Mediterráneo, ya que se les niega la entrada a Europa, dicha invitación solo puede calificarse como cínica. Aminata Traoré, ex ministro de Cultura y Turismo de Malí, en París en 2006 aclaró: “Nuestras obras gozan de derechos civiles en un lugar, en donde incluso se nos ha prohibido en su totalidad quedarnos”. Exigimos a la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, que faciliten a los pueblos del mundo tener acceso a las colecciones no europeas de Berlín. Así mismo la repatriación permanente del arte saqueado, que por otra parte, se llevará a cabo a través del préstamo de las obras de arte de los países sin ningún costo para ellos, a fin de realizar proyectos de exposiciones internacionales en todas las regiones del mundo donde han sido creadas las obras de arte y patrimonios culturales, que ahora están localizadas en Berlin.

Berlin, 12-06-2013